8 series juveniles que harán que tu corazón de alcachofa se derrumbe en Netflix

Netflix ha hecho de los programas para nuestros adolescentes favoritos una de sus especialidades. Si las series disponibles en el catálogo están lejos de ser todas inolvidables, destacan ciertas ficciones para adolescentes. Aquí hay 8 series que bien valen el desvío.

No mientas: sabemos que te encanta encontrarte con algún episodio de los Scott Brothers, Hélène and the boys o el Príncipe de Bel-Air durante su enésima repetición televisiva. Afortunadamente, incluso puedes ver estas series «doudou» repetidamente en plataformas SVOD. Netflix tiene un catálogo especialmente amplio en este ámbito, con producciones propias vintage y un buen rollo lleno de nostalgia y buen rollo.

Ya sea que te guste más un musical al estilo de High School Musical, una ambiciosa saga de fantasía o un adorable romance gay, encontrarás fácilmente lo que buscas en esta selección temática para calentar tu corazón adolescente. Y si quieres más, también puedes consultar nuestra selección de las mejores series de Netflix.

El romance gay más lindo de la tierra: Heartstopper

Fue una de las series más esperadas del año en la plataforma: ¡Heartstopper por fin está disponible en Netflix! La serie de novelas gráficas del mismo nombre, creada por la autora estadounidense Alice Oseman, ya fue un éxito literario y derritió nuestros tiernos corazoncitos. ¡Y qué placer encontrar a Nick y Charlie en esta adaptación para la pequeña pantalla de su romance gay adolescente!

Lea También:  La llegada de Javicia Leslie como Batwoman es un activo poderoso para la serie.

Estos dos estudiantes de secundaria ingleses se enamoran adorablemente, en un ambiente acogedor y delicado. La banda sonora está llena de aireadas canciones pop a lo Life is Strange, mientras que la producción regularmente rinde homenaje al formato dibujado original. Por el lado del reparto, Joe Locke y Kit Connor (Rocketman, His Dark Materials) son impecables como adolescentes flor azul. Están asistidos por una banda de jóvenes actores, todos muy convincentes. Esta versión serial cumple así con todas nuestras expectativas y entra directamente en el panteón de las mejores series LGBTQIA+. La guinda del pastel: Olivia Colman (The Crown, Broadchurch) está ahí.


El musical de fantasía: Julie y los fantasmas

Luego de crear High School Musical, el director y coreógrafo Kenny Ortega decidió poner su talento al servicio de la pantalla chica con esta serie con números pegadizos. Desde la muerte de su madre, a quien estaba muy unida, Julie ya no logra componer música. Hasta que Luke, Alex y Reggie aparecen en su garaje. Problema: estos tres músicos son fantasmas recién salidos de la década de 1990… Todavía deciden formar una banda juntos, desafiando todas las leyes de lo paranormal.

Evidentemente, la serie destila buenos sentimientos y la escuela es siempre escenario de muchos números cantados un poco kitsch. Pero seamos honestos, la coreografía del espectáculo y las canciones de pop-rock logran engancharnos sin problemas hasta el final. Nos encontramos tarareando las melodías compuestas para Julie and the Phantoms semanas después de verlas. Por lo tanto, Kenny Ortega claramente no ha olvidado sus conceptos básicos. Y esto, después de haber creado nada menos que una de las sagas musicales más populares de los 2000 con High School Musical. Desafortunadamente, la serie con acentos fantásticos no ha sido renovada para una segunda temporada, pero estos nueve episodios deberían satisfacer a los amantes de la música en ciernes.


La crónica inglesa algo vulgar: Skins

Era la serie inglesa comentada en todos los patios de recreo en los albores de la década de 2010: Tony, Effy, Chris, Sid, Emily, Naomi, Grace o incluso Rich acompañaban a todos los adolescentes en Converse y vaqueros ajustados. Con sus temas complejos, como la anorexia, el acoso o las drogas, Skins se estableció rápidamente como una nueva forma de serie para adolescentes.

Antepasado de los torturados Euphoria, esta crónica inglesa con acentos trash se distingue por un cambio de reparto cada dos temporadas y un episodio centrado en cada personaje que conforma esta alegre banda. Tres generaciones de protagonistas se han sucedido durante las siete temporadas, de 2007 a 2013, todas ellas impregnadas de melancolía y humor mordaz. A veces criticada por su aspecto irreal y su tratamiento (demasiado) pesimista de la época ingrata, Skins sigue siendo una ficción de culto, que capturó a la perfección el espíritu de su época. Tenga en cuenta, sin embargo, que Desde entonces, varias actrices han expresado su malestar en el plató de la serie.


La deslumbrante saga de fantasía: Shadow and Bone

Ya os contamos cuándo se estrenó: esta adaptación de las novelas de Leigh Bardugo es todo un éxito. La saga Grisha o Shadow and Bone se centra en el reino de Ravka, partido en dos por el famoso Fold. Esta niebla llena de criaturas malvadas hace que su travesía sea peligrosa. Alina, una joven cartógrafa, acompaña al ejército ya los Grisha, poderosos magos, en esta epopeya fantástica. Pero durante este viaje, es posible que descubra poderes más formidables…

Shadow and Bone es ante todo un éxito visual, con unos efectos especiales convincentes, unos decorados y un vestuario meticulosos y unos planos secuencia sublimes. Un universo singular, que ya te describieron como una mezcla entre la Rusia de los zares y el steampunk de la época victoriana. A pesar de la presencia de los habituales clichés juveniles, esta saga fantástica consigue imponer su originalidad con su mundo poético y personajes entrañables. El actor inglés Ben Barnes (Westworld, The Punisher) encuentra allí uno de sus mejores papeles. Estamos ansiosos por descubrir la segunda temporada, que debería rodarse en el año.


Romance navideño de malvaviscos: Dash y Lily

Cuando las guirnaldas de luz invaden nuestras calles y llega el frío, todos necesitamos una serie de edredones que devorar acurrucados bajo una manta. Adaptado del libro más vendido de David Levithan y Rachel Cohn, este romance navideño cumplirá con sus expectativas. Dash & Lily se basa, como muchas pasiones del género, en la expresión «los opuestos se atraen». En Nueva York, el gruñón Dash odia las celebraciones de fin de año y decide aislarse para evitar las tradicionales reuniones familiares. En una librería, se encuentra con un misterioso cuaderno rojo, el punto de partida de una búsqueda del tesoro por correspondencia y dejado por la entusiasta Lily, que espera con ansias la Navidad. Su encuentro hará chispas…

Desafortunadamente cancelado después de solo una temporada, Dash & Lily todavía contiene ocho episodios coloridos y adorables. Su tonta narración la recoge el dúo de actores formado por Austin Abrams (Euphoria, This is Us) y Midori Francis (The Sex Lives of College Girls). Sin revolucionar el género, esta miniserie hará las delicias de los amantes de los romances perfectos y brillantes.


El contundente heredero de 13 Reasons Why: Grand Army

En Brooklyn, Joey, Dom, Sid, Leila y Jayson intentan sobrevivir a sus días de escuela secundaria. Entre agresiones sexuales, racismo, acoso y terrorismo, estos adolescentes de Nueva York se enfrentan a una vida cotidiana despiadada. Adaptado de la obra Slut de Katie Cappiello, Grand Army trata en particular el tema de la violación con gran precisión. Siempre a la altura de los adolescentes, este drama adolescente recuerda el tono oscuro de 13 Reasons Why, evitando sus trampas. Los temas abordados, aunque difíciles, nunca son voyeristas y, por el contrario, permiten el desarrollo de un tema muy realista.

Cancelada también por Netflix tras una sola temporada, la serie desarrolla, no obstante, una galería de personajes complejos, a los que nos hubiera gustado seguir más tiempo y con los que nos identificamos de inmediato. El elenco es sólido, la producción es eficiente, en resumen, Grand Army es una pepita injustamente pasada por alto.


los rebelión con acentos sobrenaturales: No estoy bien con esto

“Querido diario, ¡vete a la mierda! Así comienza esta serie británica, cuya ira adolescente se trasluce desde los primeros minutos. Los siete episodios, desarrollados por los productores de Stranger Things y el autor de cómics Charles Forsman (The End of The Fucking World) asombran gracias a la historia. de Sydney, una joven desilusionada con poderes sobrenaturales que busca canalizar su telequinesis destructiva, también se buscará a sí misma y a sus emociones.

Dirigido por la excelente Sophia Lillis (Sharp Objects, Ça), I Am Not Okay With This envía a bailar todos los dictados de la sociedad. Perfecta para entender los deseos de liberación de los jóvenes, más aún en un contexto de Covid y de crisis climática, esta curiosidad inglesa ya nos había llamado la atención cuando salió a la luz. Dos años después, todavía resuena con la misma fuerza en nuestras noticias.


El decano ineludible: Dawson

Si conocías la época ingrata de la década de 1990, es una apuesta segura que pasaste tardes enteras en Capeside con la banda de Dawson, tarareando I Don’t Want to Wait. A los 15 años, la joven estudiante de secundaria solo sueña con convertirse en directora, mientras enfrenta los problemas de la vida cotidiana, entre el amor a primera vista y peleas amistosas.

Créditos icónicos, escritura eficaz, temas vanguardistas para la época, múltiples referencias al cine… Las seis temporadas de Dawson son sin duda imprescindibles y todavía merecen un desvío, más de veinte años después de su primera emisión. La serie estadounidense ha revelado muchos actores talentosos, desde James Van Der Beek (Pose) hasta Joshua Jackson (Fringe, The Affair), pasando por Michelle Williams (Shutter Island) y Katie Holmes (Batman Begins). Le recomendamos encarecidamente que aproveche la versión completa de Netflix para (re)descubrir esta obra maestra adolescente.


Deja un comentario